La Ventaja Competitiva Marca la Diferencia de un Producto

Cuando hablamos de ventaja competitiva nos referimos a la cualidad o beneficio que tiene nuestro producto, y que nos diferencia de la competencia. Cuando tenemos un producto en el mercado, hay dos posibilidades generales de diferenciarse: la primera es ofreciendo un mismo producto de similares cualidades que la competencia donde la diferencia se va ha dar en el precio, para ello hay que manejar muy bien los costos del producto para reducirlos sin que se “pierda la calidad” del producto; y la segunda forma es, ofrecer un producto que tenga una ventaja diferencial con respecto a la competencia, es decir, que el consumidor vea que nuestro producto tiene algo más que el de la competencia y que por esa razón su decisión de compra se oriente hacia nuestro producto.


Esta ventaja competitiva debe de tener todo un seguimiento para mantenerla activa, es decir, que su calidad sea constante, ser flexibles e innovadores para poder mejorar esa ventaja competitiva, ya que la competencia de seguro ha empezado a copiarnos o ya esta apunto de igualarnos. Es importante siempre mantener vigilada a la competencia. Algo que va ha reforzar la ventaja competitiva sin lugar a duda es la atención al cliente, no descuidar al cliente es fundamental, tanto en la preventa como en la postventa


Una diferencia hecha por la ventaja competitiva es mejor que una diferencia hecha por el precio, debido a que la diferencia por el precio, constantemente esta cambiando (una empresa baja los precios y la otra también y así siguen hasta capturar al cliente) y crea desequilibrios en nuestra empresa y pone en riesgo y en duda la calidad del producto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada