Usando el Miedo en el Marketing

El marketing utiliza el miedo para enviar mensajes publicitarios persuasivos, manipulando a las personas mediante el miedo o temor que suelen sentir.

Muchos alguna vez hemos realizado alguna acción por miedo a tener que evitar alguna consecuencia o a que nos pase algo. El marketing se ha dado cuenta del comportamiento que muestran las personas ante el miedo o temor de algunas circunstancias; es por ello que el marketing ha adoptado como herramienta de publicidad el miedo o temor para sus mensajes publicitarios.

Esto no es de ahora, sino ya se utiliza desde hace mucho tiempo. Algunos laboratorios farmacéuticos utilizan el marketing del miedo para vender más sus productos, (realicen una búsqueda en google con “marketing del miedo” y se enteraran de algunos casos) como por ejemplo haciendo e incentivando campañas de detección de medicamentos fraudulentos y haciendo hincapié en lo dañino que pueden ser para el consumo humano. Fuera de será una campaña social verdadera y cierta, detrás de ella hay una estrategia escondida, para que la gente evite comprar medicina barata o de laboratorios con poca experiencia o dejar de comprar genéricos, etc. Inclusive algunas siembran el miedo sembrando enfermedades y posteriormente sacando su medicamento.

¿La pregunta sería si hoy en día funciona la estrategia del miedo en los mensajes publicitarios?

Antes de responder voy a dar unos breves ejemplos actuales de estrategias de miedo, que quizás nos hagan pensar si funciona o no.

Estrategia para evitar el cigarrillo, mostrando imágenes de personas con cáncer, o imágenes de órganos deteriorados por consecuencia del tabaco, intentando despertar el temor a adquirir esa enfermedad si se sigue fumando.

Estrategia de presentar argumentos que hagan sentir a la población miedo y temor si es que un determinado candidato es elegido para algún cargo político.

Mencionar que un determinado producto en oferta se va agotar, para incentivar que las personas concurran a la tienda lo mas pronto posible.

El temor que algunas empresas nos ponen para que pensemos dos veces antes de cambiar o usar otro producto (costo psicológico de cambio).

Si son ejemplos sencillos, pero que suceden hoy en día. Yo he caído en estrategias de este tipo algunas veces, y he visto que algunos también están siendo manipulados por esta estrategia. El miedo es una emoción que el ser humano tiene o siente ante una determinada situación, por tanto creo que mientras exista el miedo, los hombres de marketing podemos usarlo como herramienta para poder mandar mensajes publicitarios mas persuasivos, teniendo siempre un grado de responsabilidad con las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada